NUEVA YORK -- Paul Molitor y Torey Lovullo guiaron a sus respectivos clubes hacia una recuperación milagrosa en la campaña recién concluida. Y ambos ganaron el premio al Manager del Año por un amplio margen en la votación.
Pero cada cual siguió un camino muy distinto para obtener este galardón otorgado el martes.
Molitor debió hablar con sus peloteros para apaciguarlos, luego que la organización de los Mellizos de Minnesota los había disgustado por debilitar el plantel antes del 31 de julio, cuando venció el plazo para pactar canjes.


"Yo seguí creyendo", dijo Molitor al recordar la forma en que ayudó a que el equipo se recuperara de ese momento tenso.
En el desierto de Arizona no hubo tales distracciones.

Durante su primera campaña completa como piloto en las mayores, Lovullo fomentó una cultura de comunicación con los Diamondbacks. Frecuentemente se refirió al "amor" mutuo que se profesaban los jugadores.
Molitor se adjudicó el premio al Manager del Año de la Liga Americana, luego que sus Mellizos se convirtieron en el único equipo que, un año después de sufrir 100 derrotas, se ha clasificado a los playoffs.
Molitor recibió 18 de los 30 votos a primer lugar, por parte de los miembros de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.
Terry Francona de Cleveland quedó segundo, seguido por A.J. Hinch, de Houston. La votación se completó antes del comienzo de los playoffs, donde los Astros se consagraron campeones de la Serie Mundial.
Lovullo acaparó también 18 votos al primer puesto, para llevarse el premio en la Liga Nacional. Dave Roberts de los Dodgers quedó segundo y Bud Black de Colorado figuró tercero.
Roberts y Black recibieron votos al primer lugar, lo mismo que Craig Counsell, de Milwaukee, y Dusty Baker, quien no continuará como manager de Washington.Molitor emuló a Frank Robinson como los únicos jugadores miembros del Salón de la Fama que reciben el trofeo del Manager del Año, que empezó a entregarse en 1983.