Por Domingo Hernández 

                Dos países sudamericanos les han impedido el ingreso a sus territorios a Mike Tyson.

                Primero Chile y luego Argentina. Tyson pretendía entrar a esas naciones para participar en los premios “Space Awards”, un concurso que premia las mejores películas de acción.

                Se supone que Tyson asistiría a ese acto en condición de invitado especial, por  el hecho de ser una celebridad deportiva.

 

                Sin embargo, tanto Chile como Argentina tienen leyes que impiden ingresar a sus demarcaciones a personas que hayan tenido antecedentes judiciales.  Y, lamentablemente,  ese es el caso de Tyson.

                Se recuerda, que en 1992, el excampeón mundial pesado fue acusado de violación a una modelo negra de 18 años –Desiree Washington-, por lo que cumplió una condena de cuatro años y luego, en el 99, se le acusó de golpear a dos motoristas durante un accidente de tránsito.

                La situación presentada se supone que habrá de ser bastante desagradable para Tyson e  incluso para los organizadores del evento.

                Sin embargo, resulta evidente que, el pasado, los muchos inconvenientes que vivió fuera del ring, le pasan factura a Tyson.

                Incluso, es prudente señalar, que  esos mismos tropiezos extradeportivos contribuyeron en parte a arruinar su carrera,  que  pudo ser más brillante.

                Tyson, empero, fue tan bueno, que aún con todo esos problemas que arrastró, llegó a convertirse en la máxima figura de los pesos completos por más de una década, llenó un largo período en el que rescató esa división tras el retiro del inmenso Muhammad Ali, recogiendo el manto carismático de éste y dándole vida e interés.

                Proveniente de un hogar desintegrado –su padre lo abandonó junto a su madre y demás hermanos desde pequeño- , criado y hecho hombre en un mundo lleno de violencia, Tyson ha sido, sin quizás, uno de los más  espectaculares campeones que registra la historia.

                En un momento dado de su carrera, incluso, se le consideró invencible. De hecho fue llamado “El Hombre de Hierro” y en la inmensa mayoría de sus peleas, solía lucir superior a sus rivales, a quienes aplastaba con su fiereza y demoledora pegada.

                Su invencibilidad llegó a su fin, el 11 de febrero de 1990, en Tokio, Japón, ocasión en la que fue noqueado por su compatriota, el también norteamericano James –Buster-Douglas, quien le quitó el título universal de los completos y le propinó su primera derrota, tras acumular la friolera de 37-0, la mayoría ganadas por nocaut.

            Ha sido ésta, una de las más grandes sorpresas que registran los anales del pugilismo.

            Tyson, empero, siguió adelante, recuperó su liderazgo y la corona mundial cuando, el 16 de marzo de 1996, en Las Vegas, noqueó al inglés Frank Bruno en tres vueltas para ganar el trono del Consejo Mundial de Boxeo –CMB-,del que hizo una  defensa –ante Bruce Seldon al que noqueó y de paso le quitó la faja de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB)-, previo a ser destronado por Evander Holyfield, quien lo noqueó en noviembre del mismo año.

            Tras llegar a su ocaso, y comprender que ya no era el mismo, Tyson, inducido hace unos años al Salón de la Fama, hizo mutis luego de ser derrotado por el desconocido irlandés Kevin McBride, en junio del 2005. Su récord quedó  en 50-6, con 44 triunfos por la vía rápida.Mas, los múltiples conflictos fuera del tinglado, empañaron en parte una de las trayectorias más impactantes y memorables de que se tenga recuerdo en el boxeo.Su caso debería servir para reflexionar a las nuevas y futuras generaciones. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: A propósito de Tyson, es prudente señalar que éste debutó como profesional en marzo de 1985, oportunidad en  la que noqueó en el mismo primer round a Héctor Mercedes, un boxeador boricua  de quien se llegó a decir que tenía origen dominicano. Esto, no obstante, nunca se confirmó.!Suena la campana! ¡Climmp!

 

Pie;

Mike Tyson noquea al jamaiquino Trevor Berbick para convertirse en el campeón más joven de la historia en los pesados, apenas con 20 años de edad. Foto fuente externa.