Por Domingo Hernández

                El combate del pasado sábado, entre el mexicano Saúl –Canelo-Alvarez y el kazajo Gennady Golovkin, por el título unificado de los pesos medianos, concluyó en empate.

                En el duelo, escenificado en el T-Mobile Arena, de Las Vegas, Nevada, se disputaron los tronos de la Asociación Mundial de Boxeo –AMB- y Federación Internacional de Boxeo –FIB-, en poder de Golovkin –el del Consejo Mundial de Boxeo, que también posee el ruso, no estuvo en juego porque El Canelo, no quiso-.

                Lo primero, es reconocer que tanto Alvarez como Golovkin ofrecieron una gran pelea, que, entendemos, debe haber llenado las expectativas del más exigente de los aficionados.

                Se trató de un enfrentamiento lleno de acción, drama, entrega, limpieza y espectacularidad, en el cual los dos desplegaron el máximo de sus facultades y desarrollaron sus respectivas estrategias. conforme a sus estilos y  conveniencias. En suma, “Canelo” y Golovkin dignificaron el boxeo.

                El empate...

                Ya con relación al veredicto, el mismo es aceptable y entendible. La realidad es que, conforme al esfuerzo desplegado, ninguno de los dos merecía perder, pero sobre todo, para Golovkin en ese escenario, tenía que noquear o darle una paliza de marca mayor al Canelo, quien es el protegido y la gran figura del boxeo mundial en estos momentos.

                Un juez, la señora Adelaide Byrd votó 118-110 a favor del Canelo-muy exagerada, parece que vio otra pelea- Dave Moretti 115-113 para Golovkin - la más acertada-, y Don Trella 114-114, lo que motivó el empate.

                Ahora bien, particularmente de haber estado en nuestras manos la decisión, aunque de manera estrecha –por uno o dos puntos a lo sumo ) nos hubiésemos inclinado por Golovkin, que ahora puso su marca en 37-1, con 33 triunfos por la vía rápida.

                Golovkin, si bien fue neutralizado en los primeros tres asaltos por la técnica y movilidad del Canelo, llevó siempre la iniciativa, marcó el ritmo de las acciones y aunque falló mucho, conectó más que su rival, mostró mayor  voluntad de triunfo y cerró mejor la mayoría de los rounds.

                Por lo regular, “El Canelo”, que estuvo mayormente a la defensiva,  solía comenzar bien los asaltos, pegando,pero quien terminaba conectando y en dominio era Golovkin. El ídolo mexicano fue conservador en buena parte de la contienda, se guardó las manos por momentos, mientras Golovkin fue más persistente en el ataque, se mantuvo presionando todo el tiempo, aún cuando “El Canelo” hizo un buen pleito de riposta.

                El duelo estuvo lleno de alternativas, tal y como fueron algunos asaltos, los cuales lucieron muy parejos  e incluso pudieron inclinarse para uno u otro lado.

                Los asaltos intermedios,-del  quinto  al nueve- parecieron ser de Golovkin, quien se mantuvo todo el tiempo encima del Canelo, que retrocedía y se refugiaba en las cuerdas constantemente.

                Sin embargo, en los tres últimos capítulos el mexicano logró equilibar la balanza, entregándose y conectándo más. De hecho, en el inicio del décimo, sacudió a Golovkin con impactos devastadores, aunque no persistió y Golovkin cerró mejor esa vuelta.

                Los dos fueron fieles el patrón de pelea que les convenía y a sus estilos. “El Canelo”, que debió haber sido más ofensivo, tirar más, sabía que no podía hacer una pelea franca, abierta con un hombre de la potencia de Golovkin e inteligentemente, sacó provecho a su mejor boxeo, a su técnica y a la efectividad de su riposta.

                Golovkin, cuya técnica es limitada, lo mismo que su movilidad, desarrolló un plan de ofensiva plena –teniendo como base un buen jab de izquierda, que hizo la diferencia en todo el trayecto y que regularmente fue efectivo-, de ataque permanente, en interés de imponer su ritmo en el cuerpo a cuerpo, que era lo que le convenía, obligar al “Canelo” a intercambiar metralla, en aras de conectar un golpe definitivo, que nunca llegó.

                Y en este último sentido, hay que darle crédito al “Canelo”, cuyos palmarés quedaron en 49-1-2, con 34 nocauts, que en base a técnica, buen cabeceo, buenos welvins,bloqueos, logró evadir muchos envíos de Golovkin, además de asimilar muy buenos golpes de éste.

                Sabor a revancha...

                La pelea, con todos los ingredientes para ser electa  la mejor del año, dejó un claro sabor a revancha.

                Incluso, hay que señalar que, a petición de la parte del “Canelo”, en el contrato hay una cláusula que establece lo obligatoriedad  de un segundo encuentro. Esto, desde ya, puede darse como un hecho. Ya veremos.

                Sin campeones...

                En otro orden, la República Dominicana se quedó sin campeones. El pasado viernes, en el Gran Hotel MGM, de Las Vegas, Nevada, el dominicano Claudio Marrero, fue noqueado por el boricua Jesús M. Rojas.

                El nocaut se produjo en el séptimo asalto, en un pleito que, según informes, ganaba el dominicano hasta el momento del desenlace.

                Marrero, quien sufrió así su segundo revés, con 22 triunfos, 16 nocauts, entregó el trono interino de los plumas, versión Asociación Mundial de Boxeo –AMB-, que había ganado en abril pasado,al noquear en el primer asalto al peruano Carlos Zambrano.

                Rojas, de 30 años de edad, puso su récord en 26-1-2, con 19 por la vía del cloroformo. Una lástima.PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:A propósito de Golovkin, es oportuno decir que éste fue medallista de plata en las Olimpíadas de 1996, celebradas en Atlanta, Georgia. !Suena la campana! !Climmp!

Pie:

El ruso Gennady Golovkin, izquierda, y Saúl –Canelo-Alvarez, se sienten ganadores al concluir la pelea. Fotos fuente externa.

Santo Domingo, R.D.- Con la combinación de Roberto Cid y de Víctor Estrella en el dobles, República Dominicana derrotó a Perú y aseguró su permanencia en el Grupo 1 de América de la Copa Davis, que se jugó este fin de semana en el Parque del Este.

El triunfo para los dominicanos fue por 3-6, 6-4, 6-3, 1-6, 6-3, en un partido que inició el sábado, pero que no pudo ser terminado a causa de la lluvia y la falta de luz.

“Jugamos un gran nivel, nos ajustamos bastante bien, fuimos muy versátiles, y para mí es muy bueno saber que puedo contar con Roberto en el partido de dobles”, dijo Víctor Estrella sobre el partido.

 

Luego del dobles, José Olivares cayó en su partido ante Mauricio Echazú por 4-6, 1-2 y retiro, mientras que en el quinto partido José Hernández venció a Nicolás Álvarez para sellar la serie 4-1 en favor de los criollos.

Es la primera vez que los quisqueyanos vencen a Perú en una Copa Davis, luego de que los sudamericanos se impusieron en 1999 como visitantes y en 2011 como dueños de casa.

Con el resultado, los andinos descienden a Grupo 2 de América, desde donde intentarán retornar a la élite americana para 2019.

 

Este miércoles, República Dominicana conocerá sus rivales en la primera ronda del Grupo 1 de América, que se efectuará en enero próximo, luego de que se realice el sorteo, en la sede de la Federación Internacional de Tenis (ITF), que determinará los enfrentamientos de todo el torneo el año próximo.

Santo Domingo, R.D.- José (Bebo) Hernández fue honrado este sábado con el Premio al Compromiso de la Copa Davis por haber jugado en 25 series por República Dominicana en ese torneo por equipos.

El dominicano recibió el reconocimiento de manos del referee Marco Sergent, en compañía del presidente de la Federación Dominicana de Tenis (Fedotenis), Persio Maldonado, quien resaltó la labor del tenista de 27 años en la selección nacional.

“Este premio lo han recibido 333 jugadores a nivel mundial, y de esos, República Dominicana tiene tres: Víctor Estrella, Jhonson García y ahora José Hernández”, dijo Maldonado.

Al recibir el trofeo, Hernández agradeció a su familia “y principalmente para todos ustedes (el público) que siempre me vienen a apoyar".

La Federación Internacional de Tenis (ITF) concede este premio a los jugadores que han representado a su país en un mínimo de 20 eliminatorias de las disputadas en formato local/visitante o 50 en cualquier nivel (incluidos los eventos con round robin de los grupos zonales) a lo largo de sus carreras.

El dobles

Debido a la lluvia, el partido de dobles que se jugaba este sábado fue detenido por más de seis horas hasta que se reanudó pasadas las 5:00 de la tarde, lo que permitió que se jugara el primer set completo y parte del segundo, a causa de la falta de luz.

Por los locales estaban en cancha Víctor Estrella y Roberto Cid. Por los sudamericanos, los doblistas eran Sergio Galdos y Nicolás Álvarez.

Cuando se ordenó la suspensión, Perú dominaba 6-3, 4-4, encuentro que tendrá que ser terminado este domingo desde las 9:00 de la mañana, a seguidas de otros dos partidos de sencillos con un intermedio de 20 minutos entre uno y otro.

República Dominicana sigue dominando la serie 2-0, por lo que con cualquier otra victoria ganaría y aseguraría su permanencia en el grupo 1 de América para 2018.

SANTO DOMINGO ESTE. Víctor Estrella y José “Bebo” Hernández ganaron sus respectivos partidos del viernes para colocar la serie 2-0 en favor de República Dominicana contra Perú, en la segunda ronda de playoff del Grupo 1 de América de la Copa Davis.

En el primer turno, Estrella superó a Nicolás Álvarez 6-0, 6-3, 6-4, tras menos de dos horas en la cancha central del complejo tenístico del Parque del Este. A seguidas, Hernández venció a Mauricio Echazú 7-6 (3), 4-6, 6-3, 6-3 para colocar la serie a punto de mate.

Este sábado desde las 11:00 de mañana se jugará el partido de dobles donde están nominados Sergio Galdos y Juan Pablo Varillas, por los peruanos, y Roberto Cid y José Olivares, por Dominicana.

Los capitanes tienen hasta una hora antes del inicio del partido para cambiar a uno o a ambos doblistas. El domingo están programados a medirse Estrella contra Echazú, ambas primeras raquetas de sus países, en tanto que al cierre chocarían el quisqueyano Hernández contra el sudamericano Álvarez.

Previo al encuentro del domingo, José Hernández será reconocido con el Premio al Compromiso de la Copa Davis, torneo en el que ha participado en 25 ediciones, desde su debut en el año 2006.

Esta Copa Davis entre Perú (47) y República Dominicana (31) es el tercer enfrentamiento entre ambas naciones. En las dos anteriores los sudamericanos salieron con la victoria: 4-1 en 1999 y 3-1 en 2011.

Los caribeños forman parte del grupo uno desde 2013 al ganar el ascenso a finales de 2012 imponiéndose a México. En 2015 llegaron a su posición más alta al alcanzar el playoffs para ingresar al grupo mundial, pero cayeron ante Alemania por 4-1, también en el Parque del Este