Por Domingo Hernández 
            Ahora sí que no hubo dudas respecto al ganador de la contienda del pasado sàbado, entre el norteamericano Andre Ward y el ruso Sergey Kovalev.
            La pelea tuvo como escenario el Mandalay Bay, de Las Vegas, Nevada, y el triunfo de Ward por nocaut tècnico en el octavo asalto, fue claro, aùn cuando este ùltimo recibiò algo de ayuda del referì, también estadounidense, Tony Weeks.
            Es oportuno recordar que en la pelea anterior entre ambos, celebrada en noviembre pasado en el T-Mobile, de la misma ciudad, Ward se llevò una victoria estrecha y cuestionable, que dejò mucho comentarios y en la cual  pareciò que  Kovalev mereciò ganar.
            Esta vez, el combate, en los primeros asaltos y previo al desenlace, fue bastante disputado pese a que Kovalev dio la impresiòn de conectar golpes màs contundentes, muy en especial en los tres primeros asaltos y llevar una estrecha ventaja a su favor.
            Ward, en ese octavo y decisivo asalto, prácticamente cambiò el rumbo de las acciones y dio un giro a la pelea. En efecto, Ward dominò esa vuelta y conectò con eficiencia a la anatomía de Kovalev, quien ripostaba de manera tìmida.
Ahora bien, es prudente reconocer que Ward, de 33 años, desarrolló un plan inteligente de pelea, desplegó una buena velocidad y aùn cuando lanzò menos golpes fue efectivo, no obstante, a que también  utilizò tàcticas ilegales, como golpes bajos por ejemplo, que inexplicablemente  les fueron permitidas por el àrbitro, lo que le restò un poco de brillo a su triunfo.
Mas, en esta ocasión Ward, un excampeón Olímpico en Atenas 2004,  hizo mucho mejor combate que en el anterior pleito entre ambos,incluso, por momentos se fajó con Kovalev, intercambiò golpes de igual a igual con él, fue efectivo con jabs de izquierda, que  combinò bien  con su derecha, con la que hizo daño a su adversario en varias ocasiones.
            De hecho, el golpe que propiciò el final, fue una derecha devastadora de Ward a Kovalev, previo a una serie de izquierdas por parte del estadounidense a la parte media de su adversario –algunas un poco baja- que motivaron que Weeks detuvieron el duelo y decretara el nocaut técnico a favor del local.
            Ward, aún con ciertas irregularidades, desarrolló su plan y peleó para ganar. Su triunfo, lo coloca ahora como la principal figura en las 175 libras , tras desplazar a Kovalev, quien antes de estas dos últimas peleas, era considerado el máximo representante de este casillero.
            No obstante, para consolidar esta posición sería importante que enfrente al actual monarca de la categoría avalado por el Consejo Mundial de Boxeo –CMB-, el haitiano nacionalizado canadiense, Adonis Stevenson, que es otro pugilista de valìa en este peso.
            Con ello habrá unido esa faja a las que retuvo ante el ruso, es decir, las de la Asociación Mundial, Federación Internacional y Organización Mundial de Boxeo –OMB-.
            No debe descartarse, inclusive, la posibilidad de un tercer enfrentamiento Ward-Kovalev, si se advierte que los dos choques entre ambos han sido bien disputados. Para eso, empero, Kovalev, que mostró deficiencia defensivas, tendría que  recomenzar de nuevo y hacer  méritos.
            Esto así, porque su cotización, con dos reveses en forma consecutiva, experimenta ahora un descenso y para hacer atractivo  y comercial un tercer careo entre ellos, Kovalev, de 34 años de edad y  cuya marca cae a 30-2-1, con 26 nocauts, deberá emprender una campaña exitosa.
            Por el momento, Ward, que extiende su récord a 32-0, con 16 por la vía rápida y quien también fuera monarca en los supermedianos, ratifica su calidad estelar y se afianza entre los mejores campeones del momento libra por libra.
PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: A propósito de la división semicompleto, es oportuno decir que el norteamericano Archie Moore, considerado uno de los mejores campeones en este peso –para algunos el mejor-, tiene el récord de haber propinado más nocauts en toda la historia del boxeo, tras lograr un total de 132 triunfos por esa vía. ¡Suena la campana! ¡Climmp!
 
Pie:
LAS VEGAS-. El norteamericano Andre Ward conecta una izquierda al  ruso Sergey Kovalev, durante el combate del pasado sábado entre ambos. Foto fuente externa.